Son tan conocidos, y sin embargo la operación de un cortalápiz no es una cosa sencilla. Probablemente el lector sabe que el cortalápiz posee dos rodillos o rayas que giran alrededor de la punta del lápiz. ¿Qué los hace girar en esta forma y por qué resulta el movimiento en un lápiz puntiagudo?

La manija hace girar una especie de horquilla que tiene los pivotes de los extremos de los dos rodillos. Estos están separados en forma de V. El extremo de cada rodillo posee una rueda dentada, la cual engrana con otra más grande que está en la caja del cortalápiz. Esta es una rueda dentada intema, en la cual los dientes señalan hacia el centro en lugar de atrás como sucede en las ruedas ordinarias.

Ahora sabemos cómo se crea el movimiento giratorio de los rodillos. A medida que se hace girar la manija Se mueve la horquilla con los dos rodillos; éstos son movidos alrededor del lápiz, pero al mismo tiempo los extremos de las ruedas son también girados a medida que ellas se engranan con la rueda interna. Piense el lector por un momento en que es pequeño y que está de pie en el centro del cortalápiz así como el lápiz. Si la manija se girara lentamente se vería a los rodillos moverse alrededor del lector así como la Luna gira alrededor de la Tierra. Al mismo tiempo los rodillos giran en sus ejes y por tanto las rayas o franjas parecen subir a lo largo del rodillo como las franjas de un poste giratorio.

Las franjas son en realidad ribetes puntiagudos en espiral alrededor de los rodillos. El borde agudo de la franja corta hacia adelante cuando el rodillo gira y produce una espiral cortada alrededor y atrás de la punta del lápiz. Cada borde saca una astilla delgada de madera y de  Como hay cuatro o cinco bordes en contacto con la punta cónica del lápiz, cuatro o cinco astillas son quitadas en espirales cónicas, dejando una punta redonda y aguda en el lápiz.