Nadie sabe exactamente por qué la cola une algunas cosas y otras no. La teoría aceptada generalmente es que dos clases distintas de uniones están relacionadas. En los materiales porosos, como la madera o la tela, la cola penetra en la superficie y luego endurece los dedos con cola que no pueden ser fácilmente sacados. Pero entonces ¿cómo puede la cola agarrarse a superficies lisas brillantes? Existe la teoría que habla de la atracción molecular entre la cola y el vidrio. El enlace se explica como resultado de una reacción química entre los dos materiales.

Probablemente la cola los sostiene por estas razones y quizás otras. Sabemos que la gente ha estado pegando cosas desde tiempo antiguo; y ellas no conocían por qué los huesos o la piel de animales cocinados producía un líquido que podía ser utilizado como cola, pero eso se hizo hace millares de años y todavía funciona.

Hoy en día, se pueden comprar muchas clases también. Algunas son mejores que las colas obtenidas de los animales, y otras no son tan fuertes pero si más convenientes para usarlas en determinados objetivos. Por ejemplo, la cola de caucho es conocida por las personas que trabajan en una oficina. Este reemplazó la marmita de engrudo por el papel encolado puesto que es más fuerte: se adhiere al vidrio, al plástico y a otras superficies lisas; y se pueden separar las partes encoladas sin mucho problema, especialmente si el solvente es echado en la unión. La cola de caucho consiste en un caucho, natural o sintético, disuelto en un solvente químico. Cuando el solvente se seca el caucho blanco permanece pegajoso y capaz de agarrar con firmeza.

La cola de caucho forma una unión fija si se permite que las dos superficies se sequen por completo. Pueden ser tocadas ligeramente con el dedo o un pedazo de papel sin viscosidad, pero cuando las dos superficies secas se unen se pegan inmediatamente y no se mueven o separan sin solvente.

La cinta adhesiva piezosensible es una capa delgada de cola de caucho sobre una faja plástica. Para que agarre bien se la presiona, lo cual produce un contacto estrecho entre el adhesivo y el objeto, y se elimina las burbujas de aire o arrugas mediante un movimiento liso.

Naturalmente no debe usarse cola de caucho para un gabinete de madera. Para ésta se usan con más frecuencia las colas obtenidas de los animales. Estas vienen en polvo que puede ser humedecido en agua y calentado antes de la aplicación. Los fabricantes de gabinetes mezclan una cierta cantidad durante la mañana del día destinado a pegar los muebles y arrojan el resto por la noche puesto que ya no sirve más.

La vieja costumbre de mezclar harina y agua no es tan infantil como parece, pues las mejores colas obtenidas de los vegetales están hechas de harina de tapioca, agua y soda cáustica. La mezcla es cocida durante un rato y el resultado es igual a las mejores colas obtenidas de los animales para los gabinetes y demás trabajos en madera.

La cola de caseína puede servir también como cola para muebles u otros trabajos de la casa. Está hecha de grumos de leche agria en polvo que se mezclan con agua fría y cal. No se necesita un solvente especial, el agua hará el trabajo; pero una vez secada no se disuelve por el calor o el agua a diferencia de las colas obtenidas de animales o vegetales.

La industria tiende a preferir las resinas sintéticas porque son más fácilmente controladas en capacidad y fraguado que lo que lo son las colas naturales (véase PLÁSTICO). Las resinas termofraguadas son calentadas para fraguarlas, y una vez obtenido ésto no pueden ser suavizadas mediante calentamiento repetido. Las resinas termoplásticas son calentadas para liquidarlas a fin de que puedan extenderse. Cuando se enfrían se endurecen en uniones firmes, pero se puede calentar y volver a suavizar y resuavizar la resina cuantas veces se desee.

Es importante recordar que las superficies para encolar deben estar limpias y secas. Las películas aceitosas (aum el aceite natural) o la suciedad desafían las mejores colas del mundo.

Otra cosa que debe recordarse es dejar la unión sola durante el tiempo que indiquen las instrucciones; muchas colas no retienen o fijan una vez que la unión ha sido quitada.

A veces las instrucciones dicen que se debe revestir ambas superficies y fraguarlas antes de hacer la unión. Esto se hace para permitir que la cola se humedezca bien en la superficie y para que sea un poco pegajosa a fin de obtener un secamiento más rápido y más seguro. No todas las colas funcionan de esta manera.

Las colas funcionan mejor en capas delgadas sobre áreas amplias, lo cual significa que las superficies de unión deben encajar mutuamente, con las áreas de unión lisas y a nivel para que sólo se necesite una capa delgada y pareja a fin de llenar los espacios. Las capas delgadas de cola son más fuertes que las partes que unen, y las capas más gruesas son a menudo frágiles y mucho más débiles.

Debe extenderse la cola en forma uniforme, asegurar la unión o peso si es posible y dejarla sola. La persona estará más feliz si sólo tiene que hacer el trabajo una vez.