En realidad el circuito impreso no es “impreso” aunque parezca como si lo hubiera sido. El objetivo fue simplificar la compleja instalación en los aparatos de radio y televisión. El lector debe estar familiarizado con el enmarañamiento de los alambres interconectados con el fondo de la mayoría de los radios; y es más impresionante cuando se da cuenta de que cada alambre y sección tuvo que ser soldada a mano.

El alambre se corta con el tamaño correspondiente, el aislamiento es despejado de los extremos y el alambre desnudo encaja en el terminal del manguito del tubo. Después un soldador caliente eleva la temperatura del terminal y el alambre para que cuando se toque la suelda de estaño con el terminal se funda y forme una conexión eléctrica apretada.

Los sistemas de producción en masa pudieron funcionar con este método sólo durante un tiempo limitado antes de ensayar los sustitutos. El circuito impreso es un sustituto prefabricado, un ensamblado de los alambres, no los componentes como los tubos o resistores; y tal sustituto va dentro del radio. En vez de montar los diferentes componentes donde quiera que se necesiten y estirar luego los alambres entre ellos, se hace un tablero aislante de plástico con fajas delgadas de metal conductor colocadas como si fuera una brocha de pintura. Las fajas representan los alambres, e interconectan los distintos puntos del tablero aislante. Los componentes eléctricos se agregan directamente al tablero encajando los alambres por los agujeros correspondientes y derritiendo la suelda para llenar el agujero. Esto puede hacerse automáticamente, lo cual elimina el trabajo lento y laborioso en la fabricación de radios: la instalación a mano.

Existen dos métodos básicos para fabricar circuitos impresos. En el uno, el tablero aislante se sumerge en un baño galvanoplástico para que los conductores metálicos se construyan en los sitios deseados. En el segundo, el tablero aislante se comienza con una lámina delgada de metal unida a él y las porciones no deseadas son atacadas por ácido para dejar el modelo que se desea de interconexiones.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los tableros de circuitos impresos? La ventaja más obvia es la facilidad de la fabricación respectiva. Las máquinas automáticas han sido diseñadas para hacer prácticamente todo el trabajo de fabricación de los aparatos de radio y televisión. Las máquinas no se cansan y de vez en cuando hacen una mala soldadura; ellas no cometen errores en la instalación, y cada aparato de radio o televisión es idéntico al otro. Esto significa un ajuste final más fácil y una calidad de recepción más consistente.

Los circuitos impresos son ideales para montar transistores y otros componentes electrónicos de ultraminiatura. La mayor desventaja parece ser que los reparadores tienen gran dificultad para seguir el rastro de los circuitos cuando ellos deben reparar un aparato. La reparación de radios o televisión ha sido siempre de intuición. A menudo los reparadores deben imaginar qué está mal según los síntomas y luego investigar para comprobar si su conjetura es exacta.

Una vez que ellos averiguan lo que funciona mal, un simple cambio de tubo o componente arreglará las cosas. Pero para verificar su conjetura los reparadores deben investigar componente por componente, tomando los instrumentos de lecturas y haciendo ensayos. La intervención requiere que cada alambre sea investigado en su totalidad para ver lo que sucede eléctricamente en muchas de las uniones. Los circuitos impresos son enmarañamientos de fajas interconectadas que los reparadores tienen gran dificultad de investigar cada cosa.

Este aspecto ha sido contestado por los fabricantes mediante la indicación de las varias partes del tablero con símbolos y pinturas impresas en él.