A la cámara no le interesa dónde se la enfoque. Sólo necesita los rayos luminosos que se lanzan frente a las personas o a las cosas y las enfoca en una lámina de película durante un instante. Esta luz reduce cambios químicos en el revestimiento de la película, la cual cuando se revela produce una imagen en blanco y negro o en colores (véase PELÍCULA).

Una cámara fija tiene tres regulaciones importantes. La lente debe ser colocada entre la película y el objetivo para que la imagen aparezca en el foco, es decir, tersa y nítida en vez de borrosa. El diafragma o f-abertura debe ponerse en tal forma que permita la entrada de luz suficiente sin exponer demasiado la película. La sensibilidad del obturador debe graduarse para detener el movimiento del objetivo. ¿Qué son estas cosas y cuál es la influencia en la fotografía final?

La lente consta de una o más piezas moldeadas de vidrio transparente. Es el ojo de la cámara y al igual que el ojo humano no puede enfocar simultáneamente objetos lejanos y cercanos. La persona gradúa la distancia de la cámara, estimando la lejanía del objeto. Algunas cámaras poseen telémetros insertados para eliminar la conjetura. La persona ve a través de una mirilla y observa la fotografía cortada en dos con la mitad superior descentrada de la mitad inferior. Al hacer girar un botón las dos mitades se alinean y la lente Se coloca a la distancia correcta en frente de la película.

En realidad, entre más cerca se coloque el objetivo más lejos se coloca la lente de la película. Algunas cámaras incluyen anillos de extensión o fuelles, los cuales se colocan entre la lente y la cámara para que se puedan fotografiar desde muy cerca objetivos pequeños, como cabezas de alfiler, dedales o una pestaña.

Esto respecto a la distancia y al enfoque. El diafragma está montado en la lente. Consta de una serie de hojas metálicas delgadas y superpuestas que pueden bloquear casi toda la luz que llega a la lente o dejar que entre toda la luz. Los diafragmas poseen varias graduaciones o f-aberturas, números que determinan la cantidad de luz que se permite entrar a la lente.

Las f-aberturas o graduaciones del diafragma pueden parecer una serie arbitraria y absurda de números. Usualmente van a través de toda o parte de esta serie: f/2, 2.8, 4, 5.6, 8, 11, 16, 22, 32. El mínimo número de la cámara se determina por el diámetro de la lente puesto que el diafragma está abierto totalmente. Cada número mayor subsiguiente indica que la abertura se está cerrando un poco más, suficiente en realidad para cortar el área abierta exactamente por la mitad.

Esto significa una abertura f/8 que deja entrar por la mitad la luz de la f/5.6 y un cuarto de la luz de la f/1. Incidentalmente algunas cámaras tienen f/3.5, 4.5, 6.3, las cuales pueden ser consideradas semiaberturas o entre puntos de la escala anterior.

El obturador también aleja la luz de la película, excepto cuando se dispara. En este caso, el obturador se abre y durante un contado segundo expone la película a la luz que viene del objetivo a través de la lente y pasa el diafragma. Los obturadores son de dos clases: el tipo de obturador dentro del objetivo es similar al diafragma en que está hecho de un conjunto de hojas metálicas delgadas superpuestas colocadas cerca de la lente. Se abre y se cierra mediante movimiento de muelle y puede ser ajustado para permanecer abierto durante varios segundos o 1/2000 de segundo.

El obturador de plano focal se llama así porque funciona cerca y enfrente de la película (el plano en que la imagen está enfocada). Consiste en una cortina de material flexible con una abertura graduable, similar a la de una cortina de teatro abierta parcialmente. La abertura se mueve rápidamente a lo largo de la película. Se puede abrir la ranura hasta obtener grandes exposiciones o estrecharla para obtener exposiciones dentro de la serie de 1/1000ede segundo. Los obturadores de plano focal se usan primordialmente en las cámaras pequeñas en que el tamaño de la película no es muy grande (entre más grande es la película más grande debe ser la cortina). Estos tienden a ser más ruidosos que los obturadores dentro del objetivo, y la persona tiene que ser muy cuidadosa con los objetivos que se mueven rápidamente a lo largo del escenario. La ranura expone un lado de la película en un tiempo distinto del otro para que la distorsión de la imagen pueda resultar. Pero esto es detalle técnico; para usos prácticos a la persona no le interesa la clase de obturador que tenga.

Las sensibilidades del obturador tienden a funcionar en múltiplos de dos: 1/25, 1/50, 1/100, 1/200, por ejemplo. Y en una determinada fotografía la persona puede encontrarse con muchas combinaciones de f/abertura y sensibilidad del obturador. Esto se debe a que f/8 a 1/50 es equivalente a f/5.6 a 1/100 y f/4 a 1/200. En cada parada la persona ha doblado el área abierta de la lente (duplicando la luz de entrada) pero bisectada la sensibilidad del obturador o el tiempo de la exposición.

Usualmente se escoge una sensibilidad de 1/50 de segundo o más rápida porque la sensibilidad más lenta puede permitir que el movimiento de la mano haga borrosa la fotografía. Algunos fotógrafos escogen 1/50 como sensibilidad normal y hacen todos los ajustes para ‘variar las condiciones de la luz cambiando la graduación del diafragma.

La película está diseñada para que una cierta cantidad de luz la exponga perfectamente. El negro es intenso y aterciopelado, el blanco nítido y brillante (véase PELÍCULA). Películas distintas requieren diferentes cantidades de luz para adquirir esta variación tonal y la persona debe graduar la cámara en cada situación individualmente a fin de obtener la cantidad deseada de luz en la película.

Muchas graduaciones se utilizan para estimar la cantidad de luz en un escenario determinado. La mayoría de los rollos de película incluyen tablas que indican las graduaciones que deben utilizarse. Como alternativo se puede comprar un exposímetro, es decir un instrumento que mide la cantidad de luz que llega a la fotocélula. En el indicador del exposímetro se coloca un número que depende de la clase de película usada, el cual constituye la medida de la sensibilidad de la película.

Este procedimiento proporciona a la persona las varias combinaciones de abertura de la lente y la sensibilidad del obturador que indica la cantidad exacta de luz en la película.

El invento más reciente en las cámaras es el tipo llamado automático, que tiene un exposímetro ensamblado que automáticamente gradúa la sensibilidad del obturador y el diafragma para la lectura correcta de la luz del objetivo.

Otros accesorios fotográficos incluyen: trípodes para sostener la cámara durante las fotografías de exposición larga; disparadores para permitir que se saquen fotografías cuando la luz natural es inadecuada; pantalla-filtros para destacar ciertos colores »y hacer desaparecer otros; lentes extras para acercar objetivos lejanos (como al igual que un telescopio) u obtener la visión total de un edificio cuando la persona no puede alejarse demasiado; y naturalmente todos los elementos para desarrollar, imprimir, ampliar y proyectar.

Las cámaras de cine son esencialmente iguales, excepto que una serie de fotografías fijas son puestas en una faja continua de película. Esto complica el diseño porque la persona tiene el gran problema de mover un poco más a película en frente de la lente dieciséis o más veces por segundo. El obturador es automáticamente graduado en 1/30 de segundo para sensibilidades normales a fin de que todas las graduaciones luminosas puedan ser hechas en el diafragma. De lo contrario se aplican la mayoría de los principios para sacar fotografías. La persona debe asegurarse de que se mueve lentamente y de que sostiene la cámara tan fija como sea posible.